Inicio 27 de Julio de 2012

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



La Providencia del Turismo ...

La Providencia del Turismo


La comuna de Proviencia quiere atraer más visitantes potenciando lugares como el Barrio Italia, sus museos y una nueva zona de divertimento nocturno, llamada la Pequeña Providencia.

Providencia es una comuna con una gran cantidad de población flotante. Su avenida principal -al ser una extensión de la Alameda –es centro del comercio y oficinas. Sin embargo, el lugar alberga una serie de atractivos turísticos que responden a distintos gustos y necesidades de los visitantes. Así lo comprobé al participar en el Press Tour Providencia.

La instancia organizada por la Municipalidad de la comuna, fue un pasó más en su meta de aglutinar toda la información disponible para quienes deseen visitar la zona denominada por las propias autoridades como la “capital de la capital”.

El cielo, la primera parada

Comenzamos el recorrido por el Mall Costanera Center. El edificio más alto de Sudamérica -que albergará varios pisos de retails, otros tantos de oficinas y 500 habitaciones en los dos hoteles que tendrá sus dependencias -no se queda allí, ya que también dará espacio de información a los turistas. Así lo comentó Marco Ferrando, el gerente Regional de Oficinas y Hoteles.

“Una vez que habilitemos el mirador para los visitantes, tendremos a su disposición información turística de su interés para que puedan conocer la ciudad. La idea que no sólo se queden con una panorámica, si no que también entregar una visión integral de Santiago”, comentó Ferrando.

Orden y Patria

Luego nos subimos a nuestro bus para continuar. Tomamos Avenida Providencia para luego subir por Manuel Montt. Al llegar a la esquina de Eliodoro Yañez nos detuvo el semáforo en rojo, ocasión en que la guía municipal, Sandra Salas,  nos comentó sobre la iniciativa del pequeño barrio William Noom, ubicado precisamente en ese lugar.

Allí los vecinos, convencidos por la importancia de la cultura e historia impregnada en la estructura de sus viviendas decidieron hacer las gestiones para que sus casas se declaren zona típica. Lo lograron, lo que significa que tal denominación corre por cuenta del Consejo de Monumento Nacional, es decir, el lugar no se puede remodelar ni hacer grandes variaciones.

Luego llegamos a nuestra segunda parada: El Museo Histórico de Carabineros de Chile. Remodelado hace dos años, el lugar alberga el primer helicóptero que la institución ocupó –data de los años sesenta –el papa móvil que Juan Pablo II ocupó por todo Chile cuando visitó el país en 1987, entre otros elementos.

Sin embargo, lo que más resalta en el lugar es la cronología histórica de la institución a través de sus 85 años de vida, como también los antecedentes previos que cimentaron su creación en 1927 por el Carlos Ibáñez del Campo.

Todo está respaldado por antecedentes empíricos y elementos originales, partiendo por el profesionalismo que le diera Diego Portales al oficio, hasta llegar a los sables originales usados por las fuerzas de orden en el sur de Chile a raíz del vandalismo generado en aquel lugar a fines del siglo XIX.

Y en efecto, también se encuentra uno de los teléfonos que estuvieron instalados en distintas zonas de Santiago para la exclusiva comunicación de Carabineros. “Se estima que algunos ejemplares se perdieron con la guerra civil de 1891, pero estamos trabajando para obtener más antecedentes”, comentó Paola Garrido, la encargada de comunicaciones del lugar, no sin antes ponernos en conocimiento de la serie de actividades gratuitas –como presentaciones teatrales -que el organismo realiza para toda la comunidad. Sólo hay que ponerse en contacto con ellos…

Un palacio, un municipio

Luego nos trasladamos al palacio Falabella, el cual hace más de 50 años alberga al la Municipalidad de Providencia. Hoy el lugar no solamente hace las veces de oficina, si no que las autoridades sean puesto el objetivo de trasformarlo en un centro turístico.

Y no lo han hecho por el camino fácil, porque convengamos que el mero hecho de abrir tan histórico lugar ya atraería mucha gente. Pues bien aquí se quiere dar un paso más allá: las actividades protocolares se han trasladado a un segundo piso, dejando que el primero haga las veces de museo.

En efecto se han recuperado muebles, cuadros, relojes que se usaban antaño. “Hemos ambientado una sala que era de exclusivo uso de las mujeres, otra que sólo era destinada a la sobremesa”, comentaron desde el municipio sobre una iniciativa que se puede ver gratuitamente cada fin de semana.

Tu Vuo Fa L´Mericano

¿La próxima parada? Barrio Italia. ¿Dónde concretamente? La Casa Museo Eduardo Frei Montalva. En ese lugar donde residió el ex presidente se instaló la primera casa museo de un ex mandatario. El lugar conserva regalos presidenciales; se puso la mesa en el comedor con la vajilla que en su momento se utilizó para recibir a la Reina Isabel II; se puede ver parte de la biblioteca, como también el escritorio del entonces presidente.

El lugar también pretende rescatar la cotidianidad de la familia: hay ropa original de Frei Montalva, de su esposa y se conserva las habitaciones de sus hijos y las demás dependencias del lugar en su estado original.

Luego nos trasladamos a los alrededores de la Sombrerería Girardi. Un lugar que ha ganado terreno en el turismo cultural. Sus restauradores de muebles, las galerías de arte y la serie de tiendas y cafés dan un nuevo aire al sector.

En ese contexto nace el proyecto denominado, lisa y llanamente, Barrio Italia. Los vecinos concientes de que el lugar se puede potenciar organizan una serie de actividades culturales los fines de semana, muchos de los cuales se realizan sin previo aviso.

La pequeña Providencia

Los lugares de divertimento nocturno van conformando su propia identidad. Y así como Bellavista es muy heterogéneo, pero tiene un denominador en común con un público más bien juvenil, la denominada pequeña providencia busca su propio sello.

En aquel lugar almorzamos y terminamos la jornada. Para lo primero nos dirigimos al restorán “Les Comperes”, típico de comida belga donde nos servimos un plato de papas belgas con albóndigas acompañadas de salsa agridulce hecha en base de cerveza. Mientras que para lo segundo fuimos agasajados por Eugenio Fraumene en el restaurant Cadaqués, quien nos explicó el porqué decidió instalarse en esta pequeña manzana ubicada principalmente en las calles Cirujano Guzmán y General Flores, a sólo pasos del Metro Manuel Montt.

“Esta zona es un pequeño Oasis, sus casas antiguas y su tranquilidad son los puntos que nos favorecen”, comentó Fraumene y agregó un punto muy importante que atañe siempre a los emprendedores cuando parten con su negocio: el miedo a la competencia. A su juicio aquello simplemente no debe existir. “Por mi mejor que se instalen muchos negocios más”, eso no es competencia, es potenciar un barrio para que llegue más público y se genere una cadena productiva constante”, comentó dejando en claro cual debiera ser la identidad de la Pequeña Providencia.


Por Lector Turismo
.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *