Inicio 24 de Enero de 2012

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Ruta de la Quínoa: el ...

Ruta de la Quínoa: el camino del turismo comunitario


"Es una experiencia única. En la travesía es posible convivir con aymaras, conocer sus tradiciones y además, participar en sus ritos ancestrales", comentó Gloria Delucchi, presidenta de la Cámara de Turismo de Iquique sobre las zonas ubicadas al interior de la región de Tarapacá.

Un escenario lleno de contrastes, donde convergen lagunas, salares, animales silvestres y tradiciones ancestrales como la de los pueblos Aymara, son parte de la diversidad que ofrece la denominada Ruta de la Quínoa, la cual, en el último tiempo, se ha convertido en el destino de turistas europeos y norteamericanos.

Y es que el trayecto que comprende poco más de 100 kilómetros, abarca localidades de la comuna de Colchane, como Cariquima, Lirima, Villablanca, Collacagua y pueblos cercanos al Salar del Huasco, en Pica, ubicadas al interior de la Región de Tarapacá, que permite contrastar la vegetación del altiplano con la aridez del desierto y las reliquias arqueológicas.

Gloria Delucchi, presidenta de la Cámara de Turismo de Iquique, explicó que se trata de un trayecto que permite no sólo conocer zonas impactantes por su geografía y naturaleza, sino que también permite convivir con comunidades originarias. “Es una experiencia única. En la travesía es posible convivir con aymaras, conocer sus tradiciones y además, participar en sus ritos ancestrales”, dijo.

De acuerdo a las cifras del organismo, el número de turistas que efectuó el tramo aumentó en casi 20%. “Se trata de extranjeros, principalmente, alemanes, ingleses, españoles y norteamericanos. Hemos registrado un crecimiento promedio de 20% de turistas en la ruta, ya que los atractivos del altiplano han sido muy promovidos en ferias turísticas nacionales e internacionales (…) Hemos registrado un creciente interés por realizar el trayecto que comprende la Ruta de la Quínoa”. Según Delucchi, para el término de la temporada se espera tener un positivo balance de turistas que hayan visitado los poblados andinos.

A lo largo del trayecto es posible acceder a alojamiento y hoteles en los que trabajan integrantes de las comunidades indígenas, que han hecho del turismo una forma de subsistencia.

Durante el trayecto la temperatura varía de los 20° en el día hasta llegar a los 5° en la noche. La altura en que se encuentran los poblados oscila entre 3.500 a 4.000 metros sobre el nivel del mar, lo que posibilita realizar, montañismo y ciclismo.

Una parte importante de las comunidades involucradas en la Ruta de la Quínoa, participan de un proyecto para exportar sus productos al extranjero.

Fuente


Por Lector Turismo
Etiquetada en: .



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *