Inicio 02 de Enero de 2012

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Turismo irresponsable en Torres del ...

Turismo irresponsable en Torres del Paine


El incendio en el Parque Nacional Torres del Paine, que según lo informado por los medios de comunicación, se habría originado por culpa de un turista, no sólo se traduce en un desastre ecológico de magnitud insospechada para nuestro país y el mundo, sino a la vez en un incalculable perjuicio para el turismo chileno y muy especialmente para la región afectada y los prestadores de servicios turísticos que operan en la zona.

Me parece absolutamente acertado y apoyo lo señalado por la periodista y Master en Turismo, Marcela Torres columnista de diarioturismo.cl en el sentido que deben extremarse de una vez por todas las medidas para practicar un turismo responsable en Chile. Agregaría a lo señalado por la profesional, especializada en ecoturismo, que tales medidas debieran abarcar no sólo las areas naturales, sino que las culturales por igual.

Es que pareciera ser que en Chile nos hemos acostumbrado a ser indolentes en lo que a protección y resguardo de nuestro patrimonio se refiere. Es pan nuestro de cada día que un turista provoque un incendio en una area silvestre protegida, o que otro arranque una oreja a un Moai, o que decenas de vehículos 4X4 del Rally Dakar dañen flora desértica y tantos otros tristes ejemplos que son la prueba de la más absoluta desprotección en que se encuentran la inmensa mayoría de nuestros principales atractivos turísticos, patrimonio de todos.

Y cuando ocurre el hecho y se identifica al responsable, ¿qué sucede? A diferencia de otros países donde el irresponsable es castigado fuertemente, incluso con presidio, acá se aplica alguna multa menor y punto. Es lo que ocurrió con el finlandés que, en principio se insistía que arriesgaba penas de presidio y terminó pagando apenas 17 mil dólares por arrancar la oreja de un Moai. Absolutamente insólito.

¿Qué cree que le pasaría a usted si intentara llevarse un pedazo de tela de una obra de Leonardo da Vinci del Museo del Louvre, o la oreja de Angelina Jolie o la guitarra de Elvis del museo de Madame Tussaud en Londres?

En muchos lugares del mundo donde se encuentran los más importantes atractivos naturales y culturales del planeta, se aprecia un genuino respeto e interés por parte de las autoridades por proteger tales recursos. Existe cultura y conciencia turística.

Por ejemplo, en Egipto, hay una policía exclusivamente del turismo y los grupos de turistas ingresan a los diversos lugares de interés turístico acompañados obligatoriamente por un guía especializado. No es llegar y entrar.

En Sudamérica, también hay varios países, como Perú, incluso algunos mucho más pequeños que el nuestro, como El Salvador o República Dominicana, que han creado este tipo de resguardo especial y sus normativas contemplan fuertes sanciones a quienes dañan areas naturales, la biodoversidad en general o sustraen piezas arqueológicas para llevarse un “souvernir” del lugar visitado.

Es que en verdad, los turistas no debieran deambular en areas silvestres protegidas o sitios de interés arqueológico o cultural sin ningun tipo de control y sin estar acompañados por guías debidamente acreditados por la autoridad competente. En muchos países no lo permiten, entonces ¿por qué en el nuestro hay tanta permisividad en este sentido?

El desastre en Torres del Paine debiera ser el punto final a tanta improvisación y desidia en lo que respecta al sector turismo. Nuestras autoridades no pueden seguir ignorando, desconociendo o disinteresándose en el desarrollo de un turismo responsable en Torres del Paine. De un turismo responsable en Chile.

Ricardo Viteri Prado – Consultor en Turismo
Especializado en gestión de destinos turísticos – Identificación y analisis del comportamiento del mercado turístico – Asociatividad , desarrollo y marketing de proyectos de Turismo de Intereses Especiales – Organización, producción y marketing de actividades y eventos turísticos.


Por Lector Turismo
Etiquetada en: , .



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *