Inicio 28 de Diciembre de 2011

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Formación vocacional; una opción real ...

Formación vocacional; una opción real


Durante estos meses muchos son los jóvenes que deben tomar la decisión que tendrá un efecto en su futuro profesional. Varias son las consideraciones que se deben tener en cuenta al momento de optar por una carrera, por ejemplo; conocer bien el área de estudio seleccionada, reflexionar si se tiene vocación para ella, analizar las opciones de inserción laboral y de vinculación profesional en el futuro. La decisión que se tome tiene un impacto no sólo para los jóvenes sino que también para sus familias que los apoyan tanto financieramente como emocionalmente, pero es relevante que los jóvenes tengan claro que nuestro sistema de educación superior no sólo contempla a las universidades, sino que también a las instituciones de formación vocacional como Institutos Profesionales y centros de Formación Técnica.

En nuestro país cada año aumenta el número de estudiantes de educación superior, muchos son la primera generación en su familia que accede a ella, pero algunos no tienen todas las herramientas necesarias para permanecer entre 5 o 6 años, dependiendo de la carrera, estudiando en una Universidad o tal vez no tienen los recursos para ello. Una alternativa que crece con cada vez más fuerza es la formación técnica, que con carreras cortas tienen la oportunidad de acceder a mejores oportunidades laborales. La sociedad de la información en que estamos viviendo requiere que la formación de nuestro capital humano tenga una preparación adecuada al contexto que estamos viviendo, donde la productividad de las empresas se mueve por el desempeño y las habilidades de sus empleados.

A veces, el estudiar en un universidad está ligado a la necesidad de acceder a recursos que en muchas familias no están disponibles en forma inmediata, pero estudiar una carrera más corta que sea reconocida por el mercado laboral en algunas de las áreas en que existe mayor requerimiento de profesionales es la oportunidad para muchos de estudiar, obtener un título e insertarse rápidamente en el mercado laboral. Asimismo, entrar al mundo laboral no significa que no se pueda seguir estudiando, ello es posible con sacrificio pero teniendo la certeza que se posee un titulo técnico previo que permite tener un trabajo mientras se sigue estudiando.

En Chile existe un déficit de profesionales y técnicos, donde además hace falta que ellos tengan mejores y más opciones en criterios basales de financiamiento para sus estudios. Una de las principales debilidades de nuestros trabajadores es la ausencia de competencias de empleabilidad, nuestra fuerza laboral es insuficiente para hacer frente a las exigencias que impone el desarrollo del mundo moderno basado en las tecnologías de información y la comunicación, de allí que nuestro capital humano debe tender al perfeccionamiento constante.

Durante el último tiempo varias han sido las señales a nivel gubernamental destinadas a incentivar las carreras técnicas, ellas son requeridas por las familias que ven que no sólo las universidades son una opción para muchos jóvenes, sino que también puedan sentir que las carreras técnicas en Chile tienen un reconocimiento académico avalado por la industria en sus crecientes procesos de demanda y reclutamiento. Las instituciones de formación técnica están haciendo esfuerzos importantes en mejorar la calidad de sus programas académicos, adecuándolos a las necesidades de las empresas, preparando a sus docentes para trabajar enseñando y evaluando constantemente sus modelos de competencias laborales.

Vale la pena mencionar, que nuestro país necesita que existan cada vez más instituciones que entreguen oportunidades de formación a miles de jóvenes que no tiene un horizonte definido sobre su futuro profesional, es en este escenario donde se librarán las mejores batallas para lograr que las palancas de promoción social, equidad e igualdad, tengan el efecto que las políticas públicas buscan por medio de la reforma educacional.

Debemos ser capaces en las próximas semanas de decirles a los miles de jóvenes que tendrán que tomar una decisión de alto impacto en sus próximos años, que abran sus perspectivas de futuro y vean que en Chile existen oportunidades reales en las carreras vocacionales, donde encontraran instituciones que tienen las condiciones de calidad y pertinencia en sus programas académicos, por cierto adecuados en la formación de lo que la industria requiere para aquellos

que no tendrán la opción de ingresar a la Universidad. Aún más, el mensaje más sólido que podemos transmitir a las nuevas generaciones es que la formación técnico-profesional es una potente palanca de movilidad social y mérito como resultado de un esfuerzo permanente, que sin lugar a dudas les permitirá ser una aporte y opción real en la transformación de sus vidas personales, familiares y del contexto social que los rodea.

Carlos Isaac.
Vicerrector Económico DuocUC


Por Lector Turismo
Etiquetada en: , .



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *