Inicio 25 de Noviembre de 2011

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



El terremoto y la clase ...

El terremoto y la clase política, las peores pesadillas para el Turismo


Recientemente analicé algunas estadísticas del INE de los años 2008, 2009, 2010 y 2011 respecto al Turismo Chileno y quedé con la sensación de que si bien estamos avanzando, lo estamos haciendo a paso de tortuga. Y desde el 2008 al 2011, las causas de un desarrollo tan lento, son dos: el terremoto del 2010 y el caos generalizado en que nos tienen los políticos.

Permítanme dar un ejemplo. Mirado desde el punto de vista de lo que le interesa al empresariado privado, por ejemplo al hotelero. Según las cifras del INE , el número total de llegadas a establecimientos de alojamiento turístico, esto es hoteles, moteles, campings, residenciales y similares, entre enero a septiembre 2011 fue de 4.165.616, de las cuales 1.213.239 corresponderían a extranjeros.Comparé tales resultados con el mismo periodo del 2008, y ese año el total de llegadas fue de 3.715.034 de las cuales 1.127.937 fueron de extranjeros, es decir se registra una diferencia de poco más de 450 mil llegadas adicionales de las cuales apenas 85 mil llegadas extras corresponderían a la de extranjeros , todo ello tras 3 años de múltiples gestiones de promoción y fomento de esta actividad al interior del país como en el exterior.

Asimismo, entre enero y septiembre, la pernoctación promedio de los pasajeros fue de 2,1 días el 2008 y bajó el 2011 a 2,04. La problemática no radica en los precios, porque la tarifa promedio hotelera el 2008 fue de $52.337 y apenas subió a $61.065 el 2011, una diferencia tan pequeña que no se podría afirmar que incide de alguna forma en la escasa cantidad de llegadas adicionales de pasajeros en todos estos años.

¿Falta publicidad ? No. Tanto las entidades públicas como las privadas han realizado millonarias campañas promocionales estos últimos años, sin embargo tal inversión versus el retorno de lo invertido, no es desde mi punto de vista , lo que uno esperaría.

A simple vista y con esos pocos datos, si yo fuera dueño de un establecimiento hotelero y constato que desde el 2008 al 2011 se ha producido este -casi- insignificante incremento de llegada de pasajeros,  en tres largos años de gestión, francamente me preocuparía y me preguntaría qué pudo pasar para obtener tan magros resultados.

Una explicación la entregan las estadísticas. Basta relacionar cifras con hechos : hasta el 2009 la cosa andaba bien, pero comparativamente el 2010, entre enero y septiembre, el número de llegadas de pasajeros a los establecimientos de alojamiento hotelero fue de 3.424.802, bastante menor que el registrado el 2008 y también al del 2009 que alcanzó 3.512.587. Entonces analizamos el 2010 mes a mes, y se nota claramente en las estadísticas la brusca caída en la llegada de pasajeros a los establecimientos hoteleros tras el 27/F. Para el turismo, ese terremoto fue casi devastador. Un retroceso total desde el mes de marzo a septiembre del 2010.

Pero, si el terremoto provocó un caos el 2010, ¿que pasó el 2011 entonces ? Las cifras revelan este año un muy lento incremento en las cifras y claro, lo primero que uno piensa es que tal vez falten más campañas promocionales turísticas, o mejor estructuradas, quizás más agresivas y seleccionar mejor los destinos en los que estamos promocionando el país. Pero aún si fuera aquello, que no lo es, nada serviría si en Chile se aprecia, especialmente desde afuera, del extranjero, un ambiente de inestabilidad política. Si ven en sus noticieros el ambiente hostil, de desorden, de odio entre partidarios de una corriente de opinión y de otra, usted, si fuera un extranjero, ¿ se sentiría atraído y tranquilo en venir a visitarnos? Obviamente que no.

La imagen país no ha sido ultimamente de las mejores para el Turismo. Ha sido fuertemente afectada por las marchas estudiantiles, el paro de los universitarios y secundarios, los desmanes y hechos delictivos provocados por los “encapuchados” y la fuerte represión de la autoridad en contra de los manifestantes. Las imagenes han dado la vuelta al mundo y no son hechos que invitan al turista a conocer nuestros atractivos. Todo lo contrario. Asustan al viajero.

No podemos hacer nada como sociedad para evitar un terremoto, pero sí podemos perfectamente evitar el clima inhóspito y poco acogedor que muchos potenciales turistas extranjeros podrían estar sintiendo que existe en Chile. La culpa es de la clase política, que no ha sido capaz de dar respuesta oportuna a las demandas de una gran mayoría del país. Ojalá los políticos se “pongan las pilas” como diría mi hijo, porque así las cosas, no hay ni siquiera ganas de ver el vaso medio lleno; la mayoria lo ve medio vacío, y eso no ayuda al crecimiento del turismo chileno.

Ricardo Viteri Prado

Especializado en gestión de destinos turísticos – Identificación y analisis del comportamiento del mercado turístico – Asociatividad , desarrollo y marketing de proyectos de Turismo de Intereses Especiales – Organización, producción y marketing de actividades y eventos turísticos.


Por Lector Turismo
Etiquetada en: , .



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *