Inicio 17 de Enero de 2011

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Ciudadanía puntarenense comienza a dividirse ...

Ciudadanía puntarenense comienza a dividirse ante propuesta del Gobierno


Cuando ya se cumplían cinco días de paro, se sondeó ayer la opinión ciudadana, del que tiene que trabajar, ir al supermercado a abastecerse, etc. De cada diez personas, al menos ocho, en promedio, apoyan la prolongación del paro indefinido.

Sin embargo, no todos están en contra de la propuesta del Gobierno de bajar el alza en el precio del gas a un 3%, sino que temen que si ésta es aceptada por la Asamblea Ciudadana de Magallanes (ACM) –ente que convocó al paro regional-, al cabo de diez meses, el Gobierno vuelva a subir su valor. Acusan, en su mayoría, la falta de credibilidad que afecta al Presidente Sebastián Piñera, luego de que durante su campaña electoral, afirmó a los magallánicos que “el sector residencial en Magallanes tiene un tratamiento especial en materia de precios del gas, y ese tratamiento especial se va a mantener. Por lo tanto, le digo a los magallánicos que no hay nada que temer (…)”.

Por su parte, el 20% restante que considera la necesidad de deponer la paralización tampoco lo hace porque considere el 3% la mejor oferta. Muchos de ellos no quieren alza bajo ningún punto de vista, pero apuntan al desgaste de la población, por todos los problemas que el paro ha significado: bloqueos de caminos, ausencia de locomoción colectiva, cierre parcial del comercio, desabastecimiento, barricadas, desgaste mental y físico de los manifestantes y divisiones internas en la ACM.

No al 3%

Jéssica Millalonco Pacheco, manifestante que se encuentra desde el miércoles pasado, en calle Enrique Abello con avenida Presidente Eduardo Frei Montalva en Punta Arenas, opinó que “esto (el paro) es en beneficio de todos. (…) Si aceptamos el 3% (de aumento en el precio de gas) ¿qué va a pasar en diez meses más? ¿Me garantiza el Gobierno que no va a volver a subir el gas? ¿De qué nos sirve aceptar, ahora, un 3% de aumento, si en diez mese más van a volver a subir un 2% (por ejemplo) y más adelante, otro 2% más, y así, sucesivamente? ¿Y vamos a seguir haciendo paros? El Gobierno tiene que tomar conciencia que Magallanes es una región cara para vivir. Que nos suban el gas significa que va a subir el pan, la locomoción, la fruta, etc. (…)”.

Fernando Reyes Araya, transportista escolar, quien también es parte de los manifestantes que se ubican en avenida Frei con Enrique Abello, piensa que el 3% de alza en el precio del gas que ofrece el Gobierno “puede bajar un poco más. Si es así, estaría de acuerdo con que se deponga el paro, pero que se garantice que no va a subir más que eso”.

Jacqueline Ruiz Levicán, auxiliar de párvulos, quien se unió a los manifestantes de av. Frei con Avello durante el fin de semana, contó que “vine a apoyar esta causa que es un bien para todos, ricos y pobres. (…) Si el Gobierno no cede, tendríamos que pensar en otras medidas hasta que se logre lo que queremos, que es el 0% (de alza en el precio del gas)”.

Mabel Paredes Chiguay, chofer de taxi colectivo, señaló enfáticamente que “es todo o nada. (…) Esto es una lucha de la región”.

Más vehemente aún fue la artesana Pamela Saldivia Torres, quien indicó que “de un 100% hemos avanzado un 70%. Esto fue una promesa presidencial. El paro se gesta, porque el Presidente (Sebastián Piñera) no está cumpliendo su promesa. No me conformo con un alza del 3%. ¡Cómo nos vamos a conformar con migajas! Una reivindicación regional que se ha tenido desde siempre no puede dar marcha atrás ahora. Que el Presidente cumpla su palabra. Cómo pretende gobernar faltando a ésta. La gente le dio su confianza y él paga de esta manera. Eso no es justo”.

Francisco Huanquilef Painen, maestro de cocina y residente hace 30 años en Magallanes, en tanto, opinó que “si la ciudadanía está pidiendo el 0%, tiene que ser el 0%. El IPC lo maneja el Gobierno ¿o no? Fácilmente lo puede subir y quedamos en las mismas (…). ¿Por qué estamos subsidiando al Transantiago – se nos quitaron fondos para arreglar situaciones económicas en Magallanes, y el Gobierno los desvió para Santiago-, ¿por qué ellos no pueden hacer lo mismo por nosotros, con el gas? ¿Qué pasa con el Gobierno, por qué no escucha a la ciudadanía? Debe dar la cara y dar una solución. Así como estamos los magallánicos hoy en día, no vamos a aflojar (…)”.

Que se deponga

Karina Meneses Díaz, profesora de Educación Física, expresó que la propuesta del Gobierno “en realidad, no la acepto, por un tema de unidad, de pueblo de Magallanes. Pero creo que el paro se está poniendo un poco caótico y el 3% (de alza en el precio del gas), de acuerdo al reajuste del IPC, es una medida aceptable. Con las divisiones de la Asamblea (Ciudadana de Magallanes), mucha gente se pregunta quién los eligió, de dónde salieron esos dirigentes”.

Héctor Corona Torres, dueño del almacén La Botica de Peteco, de calle Armando Sanhueza, centro de Punta Arenas, manifestó que “como magallánico, siempre los voy a apoyar. Pero llevamos cinco días y esto tiene que terminar. Los supermercados y pequeños comerciantes estamos quedando con poca mercadería, hay caminos cerrados, buque parados… Tendríamos que aceptar la propuesta del Gobierno (…)”.

Por su parte, Ulises Miranda González, trabajador pesquero, opinó que “debería cambiar la línea del paro. No podemos caer en peleas y si se empieza a dividir la Asamblea (Ciudadana de Magallanes), es complicado. Y para allá va el Gobierno: está esperando una división y que se formen conflictos internos, lo cual provocaría el quiebre local”.

En tanto, Alicia Gallardo Mayorga, garzona, manifestó que el paro “no debería terminar, porque estamos luchando por una causa justa. Pero debería cesar un tiempo por la gente que seguimos trabajando. Aunque la ciudad esté paralizada en un 80%, los hoteles siguen funcionando. Seguimos trabajando para los turistas y tenemos que entrar muy temprano, movilizarnos y hacer una vida “normal”. Y el paro regional perjudica a gran parte de la gente que trabajamos en el turismo”.

Finalmente, Arístides Asencio Aguilar, propietario del almacén El Toqui, de avenida España, opinó que el paro debería haber terminado, ya que “en una negociación ambas partes tienen que ceder, porque si no, se crea un malestar que ya está presente en los vecinos. El sábado pasado cerramos y me fui a descansar, pero no pude, porque la gente venía a cada rato a golpear la puerta para comprar”.

“Además, a la larga, el alza del gas igual se va a realizar”, concluyó.

Fuente: El Pingüino de Punta Arenas


Por Daniel Guajardo Sánchez
Etiquetada en: , .



Los comentarios están cerrados.