Inicio 29 de Noviembre de 2009

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Punta Arenas versus Ushuaia en ...

Punta Arenas versus Ushuaia en paso de cruceros


La capital de Magallanes se promueve como puerto de apoyo a los cruceros que van a la Antártica, pero aún está lejos de alcanzar a Ushuaia, situada al sur de Tierra del Fuego Argentina, en la cantidad de cruceros turísticos que ocupan a dicha ciudad ubicada a orillas del Canal Beagle como punto de partida a ese continente.

La supremacía de Ushuaia -“bahía de fondo”, en lengua yagán- se refleja en las cifras para esta temporada, en que atenderá cerca de 373 recaladas de 45 barcos turísticos, de los cuales 33 de ellos operan en los circuitos de la Antártica. La temporada pasada esta ciudad recibió 237 mil turistas, con un gasto promedio diario por cada persona de US$ 440.

Por su parte, Punta Arenas atenderá 122 recaladas con cerca de 71 mil pasajeros. La cifra marca una clara tendencia a la baja, ya que en la temporada anterior hubo 134 recaladas que movilizaron un total de 87 mil pasajeros.

Para la Empresa Portuaria Austral de Punta Arenas, la disminución de recaladas es consecuencia de la crisis económica, y esperan que esta situación se revierta en la próxima temporada. Ya proyectan un aumento cercano al 10% anual.

Piden un mayor apoyo del Estado

Alejandro Riquelme, vicepresidente regional de la Confederación de la Producción y del Comercio y past president de la Cámara Marítima, dice que la gran ventaja natural de Ushuaia sobre Punta Arenas es que está a dos días de navegación del continente blanco, mientras que desde el puerto chileno son tres jornadas de viaje.

Pero además hay menores costos y beneficios tributarios que ofrece la ciudad argentina que no se replican en Chile, critica el gremio turístico. Las operaciones de los cruceros en ese país están libres de impuestos, estímulos que incluso fueron prorrogados hasta el año 2023.

“El gobierno regional y nacional no han tenido una política de Estado para Magallanes, mientras en Ushuaia se hizo un muelle de cruceros, disponen de un aeropuerto internacional y una marina. Todo financiado por el Estado y entregado en concesión a privados”, dice Riquelme.

En ese contexto, el ejecutivo naviero magallánico Branko Ivelic afirma que “es un sueño” pensar en Punta Arenas como puerta de entrada a la Antártica, si hoy Ushuaia concentra la mayor parte del movimiento.

“Ellos han apostado por el desarrollo del turismo no sólo receptivo, sino que también emisivo como punto de salida a la Antártica. Más del 90% del turismo de cruceros al territorio antártico sale desde ese puerto argentino”, afirma Ivelic.

Por su parte, Riquelme sostiene que en Punta Arenas los puertos que actualmente están en manos del Estado tienen una tarifa excesivamente alta, y que el Gobierno debiera disminuir todos los costos portuarios. “Hay que organizar de mejor manera las inversiones y modernizar los puertos, aplicando tarifas más competitivas a través de concesiones”, propone.

16.000
pasajeros y 12 recaladas menos tendrá este año el turismo de cruceros en Punta Arenas.

Las ventajas de la operación portuaria en Argentina

A juicio de Branko Ivelic, uno de los atractivos de Ushuaia para los empresarios navieros son los costos ventajosos que ofrece operar desde esa ciudad. Mantener allí un barco por 24 horas amarrado al terminal puede costar en promedio US$ 500, sólo por concepto de muellaje. En Punta Arenas, por 10 horas del mismo servicio, el operador debe cancelar un promedio de US$ 1.058.

Además, las naves que atracan en el puerto argentino no necesitan contratar remolcadores, mientras que en la capital de Magallanes son una exigencia. “Allá no pagan impuestos a los combustibles. Aun cuando en Punta Arenas las naves extranjeras están eximidas del pago de impuesto al combustible, las nacionales no”, agrega Ivelic.

Para este ejecutivo, el Estado argentino ha hecho una apuesta a futuro en Ushuaia, invirtiendo en infraestructura portuaria de mayor capacidad que la de Punta Arenas.


Por Daniel Guajardo Sánchez
Etiquetada en: .



Los comentarios están cerrados.