Inicio 25 de Noviembre de 2009

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Auge de los hoteles boutique ...

Auge de los hoteles boutique impulsa nueva norma


Son recintos pequeños, con marcada identidad y atención altamente centrada en el huésped.

La industria de hoteles boutique se expande a pasos agigantados. A nivel internacional, se estima que la inversión asociada a este tipo de recintos turísticos crece a tasas anuales del 10%.

Y aunque no hay cifras del mercado local, la reciente apertura de nuevas instalaciones motivó al Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) a elaborar una normativa de hoteles boutique.

¿Ha pensado en la asociatividad empresarial para impulsar su proyecto turístico?

En la industria local hay consenso de las características que definen a los proyectos de esta categoría, que surgió en Europa y debe su nombre al mundo de la moda. “Son hoteles pequeños, con gran preocupación por lo estético, atención personalizada e identidad propia”, explica Mauro Magnani, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de Chile.

La inversión inicial de un hotel boutique puede llegar a US$ 5 millones, lo que calculado por habitación en algunos casos supera a un hotel cinco estrellas.

Zero Hotel en Valparaíso es un ejemplo. Ligado a un grupo de socios que integra Jorge Camus. Este recinto tiene nueve habitaciones y en temporada alta cuenta con casi 15 empleados, trabajando con los pasajeros. La casona de 1880 y el paisaje son sus principales atractivos, según sus socios.

En el caso de Indigo Patagonia, ubicado en Puerto Natales, lo distintivo es la vista directa al seno de la provincia Última Esperanza, al monte Balmaceda, y a los glaciares Serrano y Balmaceda. Para Olivier Potart, socio junto a Hernán Jofré y Ana Ibáñez, es fundamental entregar una experiencia diferente al turista. “El hotel ya no puede ser sólo el lugar donde se pernocta; debe formar parte de la experiencia del viaje y aportar vivencias al viajero”, dice.

Juan G. Breiding, director comercial de Tierra Atacama Hotel & Spa, agrega que éste es un “negocio que no permite errores”. Tierra Atacama -cuyos socios son Miguel, Henry y Tim Purcell, Carlos Ingham, Daniel Yarur y Jack Bigio- tiene comodidades como tinas al aire libre y reposeras con vista al volcán Licancabur.

Operadores critican clasificación

“Estamos sacando nuevas normas para transporte turístico y gastronomía, y vamos a agregar la norma de hoteles boutique”, cuenta Óscar Santelices, director de Sernatur, sobre las actividades que comenzarían a más tardar a inicios del próximo año.

En Sernatur están conscientes de que los hoteles boutique no pueden responder a los estándares de recintos clasificados con estrellas -por ejemplo, salones de convenciones-, por eso se elaborará una norma en base a conceptos que permitan definir esta categoría.

En la industria hay distintas opiniones frente al tema. Juan G. Breiding, de Tierra Atacama Hotel & Spa, recalca que “la mejor legislación es el feedback de los huéspedes, operadores y agentes de viaje”.

En tanto, Olivier Potart, de Indigo Patagonia, argumenta que “la hotelería boutique es muy difícil de clasificar, ya que en sí nace por oposición a la hotelería tradicional clasificada”. Agrega que “lo que sí es importante es tratar de aportar un label de calidad al estándar de servicio que se ofrece”, dice.


Por Daniel Guajardo Sánchez
Etiquetada en: .



Los comentarios están cerrados.