Inicio 27 de Junio de 2012

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Las condiciones de las Áreas ...

Las condiciones de las Áreas Silvestres Protegidas para la industria del turismo


Flavia Liberona, directora ejecutiva de la Fundación Terram, comentó que "el turismo es una actividad secundaria que debe ser regulada en función de cumplir el objetivo principal que es la conservación".

Respaldada por lo que estipula la actual ley de turismo, la subsecretaria del sector, Jacqueline Plass, anunció que las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) serán entregadas a concesiones turísticas ¿La razón? “Incentivar la inversión pública y privada para contar con una adecuada infraestructura de servicios”, aseguró Plass, advirtiendo que las autoridades asumen el “compromiso de salvaguardar los atributos naturales y culturales de estos destinos de Chile”.

Precisamente el último punto es el que preocupa a la Fundación Terram, organización que promueve el desarrollo sustentable en áreas como el medio ambiente y recursos naturales. Según su directora ejecutiva, Flavia Liberona, el hecho que el gobierno este licitando concesiones en Áreas Protegidas del Estado “se presta para confusiones y resulta riesgoso”. ¿Por qué opina aquello? Porque “el turismo es una actividad secundaria que debe ser regulada en función de cumplir el objetivo principal que es la conservación de las ASP”, aseguró Liberona.

La incompatibilidad

A su vez la directora ejecutiva de la mencionada fundación, se mostró preocupada por la descoordinación que esta idea puede generar en la institucionalidad que se aspira en estos temas. Esto, haciendo referencia al proyecto de ley que el gobierno envío al Congreso para crear el Servicio de Biodiversidad y Áreas Silvestres Protegidas

“Esta futura institución será quien administre las Áreas Protegidas del Estado, si se licitan pedazos de ellas estamos menoscabando la capacidad de administración y gestión de este futuro servicio”, aseveró.

Cómo hacer turismo

Consultada sobre la viabilidad de que la industria del turismo obtenga un usufructo en las ASP, Liberona hizo hincapié en que si la regulación es la correcta, es posible desarrollar turismo, “pero en ningún caso un área protegida puede estar completamente abierta al turismo, pues entonces deja de ser área protegida”, agregando que “como están planteadas las concesiones da para pensar que se buscan objetivos distintos que conservar el patrimonio natural del país”.

De esta forma una de las medidas para mitigar los efectos que puedan generar determinados visitantes en las ASP, es diferenciar los lugares y las actividades a realizar, porque “no es lo mismo “un parque que una reserva”.

“En cada área hay que definir qué tipo de actividades se pueden realizar, esto se hace mediante un plan de manejo. Recién definido aquello, se pueden identificar zonas destinadas al turismo. Entonces, es necesario regular las condiciones que debe cumplir esa actividad para ejecutarse sin afectar los objetivos principales del área protegida, esto incluye, por ejemplo, la cantidad de visitantes que puede recibir por día”, finalizó Liberona.


Por Lector Turismo
Etiquetada en: .



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *