Inicio 10 de Septiembre de 2011

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Hombre y Naturaleza, una columna de Constanza Eggeling


La directora de Turismo Aventura del DuocUC -sede Padre Alonso de Ovalle -nos explica lo maravilloso de la naturaleza, pero también nos invita a recordar que somos meros invitados en ella.

Es curioso ver cómo cada vez que somos invitados a una velada, por lo general de mostramos nuestros mejores modales y educación, en tanto que apenas pisamos naturaleza, y a veces localidades humanas, un extraño personaje puede tomar posesión de nuestra mente y cuerpo, convirtiéndonos en seres ruidosos, presuntuosos y capaces de hacer las cosas más insólitas.

Y si no que lo diga los “baños” encontrados en los lugares más inauditos, las piedras y troncos luciendo de por vida las letras de quién quiso inmortalizarse, los animales que escaparon milagrosamente, hasta los cactus que nos ha tocado ver agujereados por bastones para ver si efectivamente tienen agua, lo que a veces llama más la atención, es que estas acciones no son realizadas por niños ni adolescentes si no que también por adultos.

Sabemos que muchos disfrutamos con la naturaleza y nos maravillamos con cada lugar, pero lo importante es que no debemos olvidar que somos visitantes de una naturaleza frágil, y que nuestra intervención genera cambios en la vida silvestre.

En Chile tenemos la suerte de contar con una naturaleza muy benigna por lo mismo nuestra presencia puede ser altamente impactante, aún solo cuando estemos observando. Sigamos disfrutando de la naturaleza, pero siendo concientes de esta fragilidad, observando y actuando con más conciencia, respetando cada lugar con sus diferentes paisajes, flora y fauna, evitando apropiarse de ella, y por sobre todo enseñarles a los niños y futuras generaciones las maravillas que nos puede entregar y hacer sentir, solo pide la retribución de respetarla, cuidarla, dejando en el mismo lugar lo que encontramos de ella, considerando su propia vida, y nosotros como personas dar el ejemplo y tomar real conciencia que una mala conducta puede dañar nuestra maravillosa y frágil Naturaleza.

Constanza Eggeling,
Directora Turismo de Aventura,
Sede Padre Alonso de Ovalle de DuocUC


Por Lector Turismo
.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *