Inicio 25 de Febrero de 2011

USD Obs.:     :     UF:     UTM:



Litoral central atrae visitantes con ...

Litoral central atrae visitantes con “Turismo Morbo”


Los habitantes de las zonas costeras afectadas por el terremoto y tsunami, saben que muchas personas visitan sus playas, atraídos por conocer los efectos del desastre. Lejos de molestarse, los oriundos de estas localidades, sacan partido a la curiosidad.

Hace una semana informábamos como las ciudades mexicanas donde se habían registrado sangrientos enfrentamientos entre narcotraficantes, se habían transformado en concurridos circuitos del llamado “turismo morbo”… Personas que deseaban sacarse fotografías en los lugares donde se desataron los tiroteos (ver nota).

Pensábamos que nuestro país estaba lejos de aquella realidad, pero el panorama en las zonas costeras que fueron sacudidas por el terremoto y tsunami de 2010, nos demuestra lo contrario y confirma que el “turismo morbo” también se ejerce en el litoral central.

De hecho, hasta balnearios, pueblos y ciudades costeras de la zona central llegan miles de visitantes con el único fin de conocer los efectos del desastre natural y hasta fotografiarse entre las ruinas. La mayoría –casi todos- van sólo de día, ya que temen que de noche se registre alguna réplica.

Los lugareños saben que aquellos visitantes los mueve el morbo, la curiosidad desmedida y hasta desfachatada. Al comienzo, ellos –con suma razón- se molestaban, pero ahora la aprovechan para reactivar el turismo, que es la fuente laboral directa y/o indirecta de muchos residentes del litoral.

Algunos ejemplos de “Turismo Morbo” en Chile

En Dichato, Octava Región, la madrugada del terremoto y tsunami había cerca de 15.000 personas disfrutando del fin del verano. A casi un año del desastre, la cifra no supera el millar de visitantes, en su mayoría personas que recorren la costanera mirando con suma curiosidad los vestigios del tsunami que afectó un 75% del balneario.

“Las personas que nos visitan hoy día son gente que viene a ver en qué condiciones quedó Dichato después del tsunami. Ese es el ‘turismo morbo’ que nosotros llamamos, al que también hay que sacarle un poco de provecho”, dice Antonio Alomar, dueño del restaurante recuperado La Casona.

Situación parecida se vive en balnearios como Pelluhue y Curanipe (Costa cauquenina), Constitución (Costa talquina) o Iloca (costa curicana), donde incluso hay guías ocasionales que ofrecen a los turistas entregar detalles de cómo el tsunami afectó a la zona, contando historias escabrosas del desastre.

Como vemos, el ingenio del chileno da puro mucho a la hora de generar recursos y reactivar una actividad que da sustento a los suyos, aunque sea a costa de sus propias tragedias. El turismo morbo, es una realidad que diariamente se vive en nuestro litoral central.


Por Lector Turismo
Etiquetada en: , , .



Los comentarios están cerrados.